GRISELDA GAMBARO ANTIGONA PDF

Edited, Translated and with an Introduction by Marguerite Feitlowitz. Sebastian Doggart , Nick Hern Books, One cannot help wondering whether the first audiences for this play would have identified the menacing figures who appear in it with particular political or public faces. On one hand this play is an outcry and a prescient warning about this the misuse of authority and fearful acquiescence before it and on the other a picture of the exploitation, cruelty and even torture that even partners or siblings can inflict upon each other.

Author:Zulujind Malagrel
Country:Jordan
Language:English (Spanish)
Genre:Science
Published (Last):11 April 2007
Pages:402
PDF File Size:3.25 Mb
ePub File Size:4.40 Mb
ISBN:450-7-63045-810-2
Downloads:86104
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Yogami



La batalla. Cae al suelo, golpean sus piernas, de un lado y de otro, con un ritmo que se acrecienta al paroxismo, como si padeciera la batalla en carne propia. Recordar muertes es como batir agua en el mortero. No aprovecha. Me piden Creonte usa la ley. Nadie hay tan loco que desee morir. Ignominia solamente. No hay En cadena. Esto no lo sabe Creonte ni su ley. Mejor no ver actos que no deben hacerse.

La tierra era demasiado dura. Despreciable es quien tiene enmayor estima a un ser querido que a su propia patria. Ni vos.

Tuvo miedo. Hija de Edipo y de Yocasta. Me doblo con esta carga innoble que se llama miedo. Quiero ver crecer a mis hijos, envejecer lentamente. El odio. La injusticia. Yo tampoco. Polinices clama por la tierra. Dijo verdugo. Nenita, no nenita, no sufras. Ismena, en la desgracia, quiso embarcarse en el mismo riesgo.

Es la muerte. Uno desea hijos sumisos que devuelvan al enemigo de su padre mal por mal y honren a los amigos. Tu mirada intimida. Escupile en la cara y que busque un marido en los infiernos.

Un silencio. Majestuoso, avanza hacia la carcasa, pero se detiene a mitad de camino. La frase. Cosa grave a su edad. Haber escuchado a la loca. Mis ojos, no saciados por la luz. La miro y Virgen voy. No hay inocentes. Pero el poder es inviolable para quien lo tiene. Me llevan sin llantos, sin amigos, sin esposo. Que sea abandonada en esa tumba. Y ahora, por vos, querido Polinices, recibo esta triste recompensa. No sirve de mucho, pero consuela.

No supe que Creonte Gime de terror, intentado protegerse. Me espanta tu cara oscurecida, como con doble ceguera. Por eso gritan. Comieron la carne y la sangre de un muerto en la refriega. No hagas doble mi soledad.

Matan y mueren las gentes de mi linaje. Es tuya. Viene sola. La sed. Yo no lo supe. Se da muerte.

GALICTIS VITTATA PDF

Navigation

.

ARPAV DOLOMITI METEO ARABBA PDF

Griselda Gambaro

.

MAGOROH MARUYAMA PDF

Antigona Furiosa

.

Related Articles