LAS INCREIBLES AVENTURAS DE DON QUIJOTE Y SANCHO PANZA PDF

Director de coleccin: Alejandro Palermo. Edicin y actividades: Alejandro Palermo. Correccin: Ignacio Miller. Realizacin grfica: Olga Lagleyze y Juan Deleau. Documentacin grfica: Mara Alejandra Rossi. Jefe del Departamento de Diseo: Rodrigo R.

Author:Meztir Mikarr
Country:Cayman Islands
Language:English (Spanish)
Genre:Relationship
Published (Last):12 October 2009
Pages:433
PDF File Size:12.31 Mb
ePub File Size:8.58 Mb
ISBN:381-4-75440-968-3
Downloads:37351
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Yozshubei



Director de coleccin: Alejandro Palermo. Edicin y actividades: Alejandro Palermo. Correccin: Ignacio Miller. Realizacin grfica: Olga Lagleyze y Juan Deleau. Documentacin grfica: Mara Alejandra Rossi. Jefe del Departamento de Diseo: Rodrigo R. Material Auxiliar de Enseanza.

Palermo, Alejandro, dir. Ttulo CDD Bolvar , Buenos Aires, Argentina. Internet: www. En conmemoracin del da su fallecimiento, todos los 23 de abril celebramos el Da del Idioma. Cervantes tuvo una vida llena de peripecias: viaj por muchas ciudades, luch como soldado, tuvo que enfrentar la pobreza y padeci varios aos de cautiverio.

En , mientras combata valerosamente en la batalla de Lepanto, fue herido y perdi el movimiento del brazo izquierdo, por lo que tambin se lo recuerda como "el manco de Lepanto". Vivi en una poca de esplendor de la literatura espaola y hoy es reconocido como su autor ms importante.

Se destac en todos los gneros: poesa, teatro y narrativa. Algunas de sus obras son: Novelas ejemplares , Viaje del Parnaso , Comedias y entremeses Pero su creacin ms admirable fue la de una novela que hara historia: el Quijote, que se public en dos partes y Han pasado aos desde entonces y, sin embargo, este personaje creado por Cervantes contina siendo uno de los ms queridos de todos los tiempos.

Aventuras increbles Quin es don Quijote? Un seor, ya bastante entrado en aos, que se la pasaba leyendo novelas de caballeros andantes.

Y tantas novelas ley, que un da empez a creer que l mismo era un caballero andante, y que su destino debera ser igual que el de los personajes que poblaban ese mundo de fantasa.

A partir de esta situacin, Cervantes escribi una serie de aventuras que se van encadenando a lo largo de los viajes que hace don Quijote a travs de los campos de Castilla, tratando de realizar las mayores proezas y provocando el desconcierto de todos los que se cruzan por su camino.

La lectura de la novela de Cervantes es una de las experiencias ms divertidas que pueda ofrecernos la literatura. Y gran parte de la diversin se encuentra en los desopilantes dilogos que don Quijote mantiene con su compaero Sancho Panza, un campesino bastante ingenuo, pero con muchsimo sentido comn. En este libro, Adela Basch nos invita a recorrer el increble mundo de don Quijote y Sancho, y nos lleva a compartir con ellos algunas de sus aventuras ms disparatadas.

La autora de esta versin Adela Basch naci en la ciudad de Buenos Aires, el 23 de noviembre de En , se estren su primera obra de teatro: Abran cancha, que aqu viene don Quijote de la Mancha. Desde entonces, ha continuado escribiendo y 5 publicando libros, que maravillan y divierten por su continuo descubrimiento de las posibilidades de jugar que ofrecen las palabras.

Algunas de sus obras son: Saber de las galaxias cuentos, , Una luna junto a la laguna cuento, , Coln agarra viaje a toda costa teatro, , Jos de San Martn, caballero del principio al fin teatro, , Que sea la Odisea! En este libro Adela Basch vuelve a encontrarse con dos de sus personajes favoritos: don Quijote y Sancho. Y nos lleva a viajar con ellos. Porque, como ella dice, "viajar significa dejar el lugar en que se est para dirigirse a otro. Y eso siempre ocurre al leer. Dejamos todo lo inmediato para ir, por ejemplo, a la pgina de un libro y adonde esta nos lleve.

Por eso, en mi parecer, todos los libros son libros de viajes". Las increbles aventuras de don Quijote y Sancho Panza 1 Don Quijote se lanza a la aventura n un lugar de La Mancha del que prefiero no recordar el nombre, justamente porque queda en La Mancha y por eso me hace acordar de que todo el tiempo me mancho con lo todo lo que se les ocurra, especialmente con la tinta con la que escribo, y tambin con salsa, tuco, mate, caf y cualquier cosa que tenga a mano Pero me estoy yendo por las ramas, as que mejor empiezo otra vez.

En un lugar de La Mancha del que prefiero no recordar el nombre, y por favor no me pregunten por qu prefiero no recordar el nombre, porque tambin prefiero no recordar por qu prefiero no recordarlo. Y ya me estoy yendo otra vez por las ramas.

Bueno, voy a empezar de nuevo y esta vez, si aparecen ramas, ni las voy a mirar. En un lugar de La Mancha del que prefiero no recordar el nombre, viva hace mucho tiempo un hombre delgado y cincuentn que tena un caballo tan flaco como l. Coma poco y mal y algunos das se salteaba el almuerzo o la cena, y eso no quiere decir que preparaba unas verduras salteadas con aceite de oliva, sino que no coma.

Y no porque quisiera mantener la lnea, sino porque tena la despensa vaca, igual que los bolsillos. Pero, para compensar, tena la cabeza llena, pronto veremos de qu. Posiblemente se llamara Quijana, pero algunos le decan Quijada y otros, Quesada, y no se sabe bien por qu, pero termin siendo conocido como Quijote.

Tampoco se sabe bien por qu, pese a su pobreza, contaba con una empleada fiel, una mujer de unos cuarenta aos que se encargaba de limpiar la casa cuando estaba sucia, ya que l se encargaba de ensuciarla cuando estaba limpia. Y tambin vivan con l una sobrina adolescente y un muchacho que haca algunas tareas que en esa poca hacan los muchachos como ese: le ensillaba el caballo cuando estaba desensillado y se lo desensillaba cuando estaba ensillado.

Tambin le daba de comer al caballo cuando tena hambre. Y cuando l tena hambre, coma como un caballo, aunque no del mismo tipo de alimento. Y como siempre haba alguien que se ocupaba de realizar las tareas necesarias, l tena poco para hacer.

Adems, parece ser que provena de una familia de alcurnia, aunque su situacin econmica se haba venido abajo en picada. Y en esa poca no estaba bien visto que las personas de alcurnia trabajaran. Por eso tena mucho tiempo libre. Y ese tiempo libre lo dedicaba a la lectura. Pero, claro, en esa poca muchos grandes escritores todava no haban publicado sus libros; por ejemplo y sin ir ms lejos, el mismo Miguel de Cervantes.

Y ni hablar de la excelente literatura argentina y latinoamericana, que todava ni siquiera haba sido escrita. El pobre hombre no tena ms remedio que leer las psimas novelas que estaban de moda en su tiempo, que eran historias de caballeros andantes. Los protagonistas de esos novelones eran aventureros que iban de un lado a otro movidos por el afn de hacer justicia, conquistar el amor de una princesa, descabezar a un dragn, derrotar gigantes, deshacer encantamientos y entrometerse en toda situacin que les pudiera deparar fama, renombre y fortuna.

Al final no estaba del todo claro si lo que buscaban era ir por el mundo haciendo el bien o si ms bien queran quedar bien con todo el mundo. Y lucirse lo ms posible. La cuestin es que este hombre consuma novelas de caballera como quien come chocolate.

Y as como una persona puede volverse adicta a las golosinas y terminar con el hgado destrozado, l se engolosin con esa clase de libros, con sus personajes, sus hazaas y sucesos, hasta que sus sesos quedaron carcomidos por tanta lectura indigesta.

La lectura de las gestas caballerescas tena para l tanto encanto, que lleg a vender gran parte de la tierra que an le 10 quedaba para poder comprar ms libros. Viva tan enfrascado en ellos que la mente se le empez a confundir y las pginas que lea a toda hora empezaron a conformar en su entendimiento una realidad ms viva que la de sus experiencias cotidianas. Conoca de memoria las inslitas aventuras de ms de cien caballeros, y sus nombres y sus hazaas se agolpaban en su sien como modelos del sumo bien, a quienes anhelaba imitar.

La pasin de don Quijote por los caballeros andantes no tena cura. Y para colmo, en los momentos en que no se dedicaba a la lectura, sola conversar con el cura del lugar, Paco Prez, y con maese Nicols, el barbero, acerca del mismo tema.

Es decir, era un hombre monotemtico, lo que no quiere decir que su tema predilecto fueran los monos y tampoco una combinacin de moneras y matemtica, sino que tena un solo inters: las novelas de caballeros andantes.

Y con el tiempo se convirti en ejemplo de lo mal que puede hacer leer solamente lo que est de moda y no tener ningn discernimiento acerca de lo que se lee. Con el cura y el barbero sola discutir quin haba sido el caballero ms valiente de toda la Tierra: si Amads de Gaula o Palmern de Inglaterra. El caso es que los momentos de cordura de don Quijote eran cada vez ms escasos.

En cambio, sus momentos de gordura eran totalmente inexistentes, ya que tena una delgadez extrema. Muchos de los libros que lea estaban tan llenos de frases tan llenas de palabras tan llenas de sonidos rimbombantes y tan vacas de significado, que el cerebro se le estrujaba tratando de entenderlas y las ideas se le embrollaban todava ms de lo que ya las tena.

Fue entonces cuando en su enmaraada cabeza despunt una idea que puso puntos suspensivos a la vida que llevaba hasta ese momento y apunt a convertirlo en hroe de puntiaguda lanza en mano, como los protagonistas de tanta novela que haba ledo. El seor Quijana estaba a punto de transformarse en don Quijote. Slo faltaban algunos detalles fundamentales para que naciera como caballero andante. Sin dudarlo, se acerc al suyo, que a decir verdad era bastante entrado en aos y salido de kilos.

Es decir, ya no era joven ni brioso y le sobraba edad, del mismo modo que le faltaba peso. Pero como don Quijote haba empezado a ver el mundo con unos ojos que transformaban todo lo que vean, lo encontr en excelentes condiciones. Y decidi que, de all en ms, lo llamara Rocinante. Tambin saba que la vida de un caballero andante no estaba completa sin la presencia de una mujer de la que estuviera totalmente enamorado y a la que dedicara sus triunfos y sus proezas.

Don Quijote record que cerca de all viva 12 una campesina llamada Aldonza Lorenzo, y en un santiamn su imaginacin la convirti en una dama delicada y distinguida, duea de su corazn. La bautiz con el nombre de Dulcinea del Toboso. Durante toda una semana se dedic a conseguir una armadura, un escudo, un casco y una lanza, elementos indispensables para un caballero andante, y a ponerlos en buenas condiciones.

Y por fin, un da, antes del amanecer, parti sin despedirse de ninguna de las personas que conoca y se lanz, lanza en mano, a la aventura. Seguramente, de ese modo se encontrara con los combates que su destino le tena reservados.

Quin sera su primer contrincante? Otro caballero? O algn mago conocedor de embrujos y encantamientos? Se encomend a su amada Dulcinea del Toboso, a quien dedicara todas sus luchas, y comenz a imaginar que, muy pronto, algn cronista coronara sus hazaas escribiendo sobre l y hacindolo famoso en el mundo entero. Pero, de pronto, lo asalt un pensamiento que le hizo dar un salto.

Se haba salteado un paso importantsimo! Era necesario que alguien le otorgara el nombramiento de caballero en una ceremonia realizada con ese fin! As eran las reglas de la caballera y l no las poda pasar por alto, ni por un milmetro. Estuvo a punto de dar marcha atrs, cuando otro pensamiento lo tranquiliz. Se hara nombrar caballero por la primera persona que encontrara. Bueno, por la primera persona que encontrara y que reuniera las condiciones necesarias. No poda ser cualquiera: tena que ser otro caballero o alguien de la nobleza.

ALGEBRE DE BOOLE EXERCICE ET SOLUTION PDF

Don Quijote y Sancho Panza | RelaciĆ³n y arquetipos

.

DESCARGAR SISTEMAS DIGITALES RONALD TOCCI PDF

Frases y Refranes de Sancho Panza en el Quijote

.

HADRAH BASAUDAN PDF

LAS INCREIBLES AVENTURAS DE DON QUIJOTE Y SANCHO PANZA COMO JAMAS TE LAS CONTARON

.

DISOCIACION ELECTROLITICA PDF

LAS INCREIBLES AVENTURAS DE DON QUIJOTE Y SANCHO PANZA

.

Related Articles