LOS CAPOS RICARDO RAVELO PDF

As one might expect from a journalist and one has to respect the bravery and resourcefulness of any Mexican journalist given the risks implicit in this profession, particularly those investigating drug crime and political corruption , this is a detailed account of those involved in the business, and is perhaps more a descriptive account rather than an analytical one. Analysis is present where Ravelo turns his eye to the shifting power relationships and how cartels adapted themselves to the actions of successive governments, but perhaps it is lacking in this regard compared to other books of a similar premise. The control of the different plazas and drug routes is key to understanding intracartel and cartel-governmental relationships and this is a strength of the book. Political failures and corruption are sadly prevalent as one would expect. No solutions are really presented for solving the problem however, but then again, this is not the aim of the book, this is an account, not an analysis.

Author:Yogrel Yozshutaxe
Country:Rwanda
Language:English (Spanish)
Genre:Education
Published (Last):2 August 2004
Pages:489
PDF File Size:14.27 Mb
ePub File Size:13.59 Mb
ISBN:651-9-49609-831-7
Downloads:34006
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tausida



Por eso buscan con la paciencia de un orfebre, para descubrir sus rasgos primigenios, retrotraerlos al presente y delinearlos con la mayor nitidez posible.

As trazan imgenes para mostrarlos de cuerpo entero, con sus veleidades, sus grandezas, sus arrebatos, sus debilidades. Saben que en esos detalles estn los orgenes, que los contrastes los definen. A veces se les revelan en una mirada, otras en un silencio prolongado. Cuando la historia del personaje es trgica, su existencia ha estado ineludiblemente cargada de mltiples tensiones.

La vida pone a prueba a los ms fuertes, a quienes lleva a oponerse con violencia a lo establecido, haciendo que su ser se vea inmerso en contrasentidos, y que misteriosas alegoras entretejan su devenir. Uno de esos casos es el de Osiel Crdenas Guilln, hombre atrabiliario, difcil de encasillar, cuyos impulsos lo llevaron a desafiar todo en un vano intento por labrarse un nombre, un estatus, y convertirse en una figura emblemtica.

Pero si lo despojamos de su entorno turbulento y de su agitada historia, Osiel no es ms que un sujeto ordinario cuyo interior, amordazado por las pasiones y los constantes golpes bajos recibidos en su atribulada historia, nunca acaba de emerger a la superficie. En l slo refulge esa armadura de capo que no deja ni una sola rendija por la que podamos entrever su alma, y mucho menos atisbar las razones de ese yo atormentado por innumerables tempestades.

Slo l sabe cmo hizo de la traicin su ms til instrumento para alcanzar el poder que durante aos lo atenaz y lo mantuvo en la cima de su empresa criminal, una obra cimentada en lo demoniaco, a la que trep con astucia derramando sangre por doquier; sin jams dudar en matar ni en traicionar a quien se interpusiera en su camino, as fueran sus fieles comparsas.

Polifactico como jefe del crtel del Golfo, su etapa de mayor esplendor, Osiel supo imponer respeto entre amigos y enemigos, pero pronto mostr su baja estofa. Apenas lo acicatea alguna agitacin interior, sus circuitos emocionales se desarticulan y entonces se derrite, apareciendo un vaco incurable: el abandono y la desproteccin familiar que este farandulero arrastra desde su infancia como una pena que lo lacera.

Su personalidad cambia con frecuencia. As es Osiel. Explota repentinamente y ordena un asesinato o 10; lo hace sin remordimientos ni culpas.

Puede llorar incluso por el abandono de una mujer con la que se malquist, o volver a los brazos de una amante que lo maltrat, o comportarse como un nio que todo lo acepta. Osiel no puede controlar ese torbellino emocional que lo acomete con furia sin ser consciente de ello.

As va construyendo su propia pesadilla. Tiende los puentes que le llevarn al encuentro de su tragedia empujado con virulencia por un ansia enfermiza, casi imperiosa, de tenerlo todo. Esa fuerza perversa lo lleva a quitar del camino cualquier obstculo.

El comportamiento de Osiel nos recuerda la locura encarnada por Ricardo m, quien logr entronizarse como rey de Inglaterra asesinando a su propio hermano Clarence.

Algo similar hizo Osiel para ascender a la cspide de su imperio: cuando senta atraccin por la mujer de alguno de sus amigos no dudaba en traicionarlo o ejecutarlo para quedarse con ella y satisfacer sus deseos sexuales incontrolables. Innumerables son los casos en que Osiel se deshizo de quienes l consideraba estorbos en su desenfrenada carrera por acumular poder, por ser alguien y ganar respeto.

De vendedor de grapas de cocana, ascendi vertiginosamente a la cpula del crtel del Golfo tras asesinar a su amigo y compadre Salvador Gmez Herrera, El Chava.

Fraguado el homicidio, Osiel espera noticias de sus gatilleros en una de sus residencias de Tomatln, Jalisco. Est sentado en un cmodo sof cuando recibe por fax la foto donde se observa el cuerpo carcomido de El Chava.

Sonre irnicamente y suelta la frase: "Ay, compadrito, ahora s ya te llev tu chingada madre! Enterado el marido de esa traicin, Osiel decidi que ya no tena caso verse a escondidas con su amante y orden matar a su rival.

Acostumbrado a ver las imgenes de las ejecuciones de sus enemigos, esta vez pide a uno de sus mozos que le enven la fotografa del sitio donde cay Rolando. La orden se cumple. Paradojas del destino. Cuando ya es cabeza del crtel del Golfo, a la vida de Osiel llega una compaa que se volver inseparable: el miedo.

El capo ya no puede dormir. De da y de noche oleadas de temor lo aguijonean, lo llevan al borde de la demencia. Pasa largas horas inhalando cocana, encerrado y atado a la noria del sexo con la mujer que ha elegido en ese momento. Se rodea de varias amantes para tenerlas siempre; cada noche cambia de compaa. Tambin cambia de casas con frecuencia y cuando la droga lo perturba sale de su aposento cada media hora y, con el rostro macilento, se dirige a su famlico cuidador, Paquito, para preguntarle si todo est bien.

Y as transcurre el tiempo, denso y cargado de tensiones. Los gemidos trascienden las paredes de su cuarto, sin que su confidente y custodio se queje. A veces las escenas se repiten durante varias noches y obligan a su lugarteniente a soportar estoico las fatigas, siempre alerta aunque su rostro palidezca y refleje las secuelas de las prolongadas vigilias que lo convierten en un espantajo.

Para Osiel las noches son plenas, no slo le permiten desfogarse, tambin le sirven de camuflaje a su insomnio, y eso dificulta su captura. Slo cuando rompe el nuevo da y sale el sol refulgente, lo doblega la pesadez del sueo y se acuesta a reposar. Duerme inmerso en pesadillas que, como oleadas, le provocan sobresaltos. Es el miedo que lo asalta. Nunca se desnuda, permanece con el pantaln puesto para salir huyendo si es necesario, para saltar bardas y trepar a los techos. As lo hizo durante aos, pues dormir en pleno da fue para l una proteccin.

Pero ese mecanismo, ese sigilo, tambin se agot. A la postre fue se el flanco dbil, la puerta por la que entr, sin avisar, su desgracia. Al igual que otros capos, Osiel fue incapaz de redireccionar la trayectoria de su destino por voluntad propia.

Como a sus pares, que tuvieron sus das de gloria y esplendor y se ufanaban de ser diestros en sortear la adversidad, que se mostraban libres de perturbaciones, instalados en el goce ms pleno de la impunidad su paraso e infierno, que amasaron fortunas e incluso llegaron a sentirse inmortales, a Osiel tambin lo envolvi la egolatra. Lleg a pensar que poda vencer las perversas jugarretas y los caprichos de la vida.

Pero no pudo. A pesar de su supuesta brillantez, tanto esos capos como Osiel, de manera notable, se han mostrado impotentes en las horas decisivas. Cuando la vida les llev a enfrentar su propia realidad, sin fugas ni dramatizaciones, acabaron desgarrados. Algunos murieron; otros estn en la antesala de la muerte y claman con fuerza por traspasar la linea para dejar de sufrir.

Miguel ngel Flix Gallardo, el ex jefe del crtel del Pacfico que un da fuera el capo ms avezado de su tiempo, impune durante dcadas, multimillonario, dueo de fincas y haciendas, y con una intensa vida social, es hoy, a sus 62 aos, un hombre sordo y casi ciego.

Muere poco a poco dentro de su celda en el penal de El Altiplano, en el Estado de Mxico. Vencido ya el orgullo que lo caracteriz, lleva aos rogando a las autoridades que le otorguen un permiso para someterse a una ciruga ocular que le permita al menos conservar la mermada visibilidad de su ojo izquierdo. De aquel esbelto narcoempresario que vesta elegantes atuendos y que sola pasearse a menudo en motocicletas lujosas por las calles de Culiacn, Sinaloa, queda muy poco.

Sus cuitas y la humedad de la prisin lo han destruido. Hoy Flix Gallardo habita un cuerpo enfermo, atormentado por sus males fsicos y mentales. Vive con la esperanza debilitada y sus lagunas mentales son casi abismos. La atrofiada circulacin bloquea el flujo sanguneo a su cerebro provocndole olvidos prolongados; la migraa lo ataca sin anunciarse, con martilleantes dolores que ya no calman las altas dosis de paracetamol que ingiere.

Su mente gira entre recuerdos gratos y tortuosos; al dejar de percibir la voz humana desde hace tanto tiempo, su espritu se reseca da tras da. Si algn abogado o familiar se acerca y le habla, Flix Gallardo pide que le griten colocndose una de sus manos detrs de la oreja. Slo as puede escuchar los mensajes, slo de esa manera registra los sonidos como dbiles y lejanos ecos. Agudos males le daaron irremediablemente un odo; el otro lo va perdiendo paulatinamente a pesar del aparato recomendado por un otorrinolaringlogo que tard aos en ingresar a la prisin para atenderlo.

Su vida criminal fue agitada, pero el destino la cort de tajo. Pedro tena menos de 35 aos cuando fue ejecutado en un tiroteo con la polica federal. Actualmente es slo un vago recuerdo que la historia registr en uno de sus trgicos renglones.

El preso ms viejo de El Altiplano, Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, est condenado a morir entre las fras paredes de la prisin de alta seguridad en el Estado de Mxico. Sabe que morir pronto sin recuperar la libertad; y aplicando su cualidad de visionario en los negocios a su vida, mand construir una tumba antes que la muerte lo sorprenda. Es un fastuoso mausoleo en Santiago de los Caballeros, Sinaloa, su tierra natal, a la cual, dice, regresar cuando fallezca. Don Neto muere a cada minuto. Nada lo alivia; la luz del sol, que slo puede ver por escasos minutos, entibia su esqueleto apenas recubierto por una arrugada piel.

Fonseca Carrillo aguarda con desesperacin el ltimo suspiro. Mientras la hora final se acerca, lentamente, Don Neto danza en la espesa tiniebla de su atribulada existencia y clama por la muerte. Slo su amigo Flix Gallardo lo alivia, fugazmente, con sus manos. Le aplica digitopuntura que por momentos mitiga las tensiones y los dolores.

Otra es la historia de Rafael Aguilar Guajardo, quien lleg a ser poderoso entre los mafiosos alcanzando la cima ms alta del narcotrfico. Su cargo: jefe del crtel de Jurez. Su final: muri asesinado a balazos en abril de en Cancn, Quintana Roo, cuando abordaba un lujoso yate que lo llevara de paseo por las aguas del Caribe mexicano.

Dos versiones explican el desenlace. Una dice que fue asesinado por el crtel del Golfo; otra, que fue traicionado por su socio, Amado Carrillo. El crimen sigue envuelto en las sombras del misterio.

Lleg a ser el poderoso jefe del crtel de Jurez; gan todas las batallas a sus rivales, pero le fue imposible ganarle la partida a la muerte. Perdi la vida a principios de julio de en un quirfano tras someterse a una ciruga plstica y a una liposuccin. Slo dos das separaban una intervencin de la otra. De ambas cirugas a cargo de las diestras manos de dos galenos que ms tarde fueron asesinados, metidos en tambos y arrojados en la transitada carretera Mxico-Cuernavaca sali con vida Carrillo Fuentes: incluso su estado de salud se report estable.

Pero al parecer tal estabilidad se debi a que an no sala del sueo profundo en que lo sumi la anestesia y que deriv en complicaciones trgicas. Y en plena convalecencia salt la crisis. Amado sinti fuertes dolores, seal de que el efecto de la anestesia terminaba. Un mdico de guardia que lo vigilaba, al verlo retorcerse y quejarse de dolor, decidi echar mano de un somnfero de alta potencia Dormicum que al chocar con los flujos todava circulantes de los anestsicos le provoc un paro respiratorio y en pocos minutos su corazn dej de latir.

Se le torn rgido el mentn, de por s restirado por la ciruga plstica, seal inequvoca de la muerte. De ser un hombre poderoso, Carrillo Fuentes hoy es slo un tenue recuerdo en el poblado y violento mundo del narcotrfico. La vida de Osiel Crdenas Guillen, el reconstructor del crtel del Golfo, la pieza criminal ms sanguinaria del Mxico contemporneo, no ha sido distinta a las de sus predecesores en el negocio de la droga.

Calamitosa desde la infancia, una existencia como la suya acaba en rebelda y puede sumir a cualquier individuo en la ms profunda ruindad. A lo largo de su niez y parte de su juventud, borde la tragedia y fue un azaroso golpe del destino el que lo arroj a las redes de la delincuencia. Fue esa adversidad la que apag su alegra y, al correr de los aos, abri paso al odio y a la crueldad, que anidaron en su alma desprotegida y lo transformaron en un adolescente veleidoso.

AN INTRODUCTION TO BUILDING PROCUREMENT SYSTEMS MASTERMAN PDF

LOS CAPOS RICARDO RAVELO PDF

Gumi As one might expect from a journalist and one has to respect the bravery rqvelo resourcefulness of any Mexican journalist given the risks implicit in this profession, particularly those investigating drug crime and political corruptionthis is a detailed account of those involved in the business, and is perhaps more a descriptive account rather than an analytical one. The book was a great read, however the shipping came in ricqrdo box without packaging material. Jul 11, Pablo Torres Corpus rated it really liked it. Return to Book Page. Read more Read less. Un libro necesario para empezar a comprender angulos y matices en el transcurso del narco imperio en el marco de la delincuencia organizada en Los Estados Unidos Mexicanos.

KONFLIK KASHMIR PDF

Ricardo Ravelo - Osiel: Vida y Tragedia De Un Capo

Mortalidad 1 caso 12,5 por ciento. IsLo87 rated it really liked it Jan 12, Dos de los pacientes ameritaron rafia, exclusion pilorica y gastro-enterostomia y en otros dos se encontraron lesiones pancreatoduodenales combinadas que ameritaron pancreatoduodenectomia. Osiel is a biography that reveals one of the great Mexican drug lords from the inside out. Showing of 6 reviews. Customers who bought this item also bought. El promedio de ganglios centinelas encontrados fue de 1,35 ganglios.

DAM HYDRAULICS VISCHER HAGER PDF

Los Capos: las narco rutas de México

.

GH1000 MANUAL PDF

LOS CAPOS. LAS NARCO-RUTAS DE MEXICO – (2005)

.

Related Articles